9 reglas de oro para la elección de una niñeraEnero 2015

¿Cómo encontrar la más adecuada? 

 
 
Como el permiso de maternidad llega a su fin, muchos padres optan por una niñera para cuidar a su bebé. Echa un vistazo a nuestros consejos para ayudarte a encontrar a esa persona uno en un millón, que será capaz de cuidar de tu pequeño (casi) tan bien como tú. 
 
1. Elige una niñera cerca de tu casa
 
Suena obvio, pero en el estrés de la búsqueda de una niñera, puedes estar tentada a pasar por alto esta consideración. Sin embargo, sería un alivio poder dejar a tu niño cerca de casa antes de salir hacia el trabajo. Otra opción es buscar a la niñera cerca de tu lugar de trabajo, o el del papá. Sólo ten en cuenta que esto implicará que uno de ustedes siempre se encargará de dejar y recoger al bebé. 
 
2. Mira alrededor de las instalaciones
 
¿Dónde atienden a los niños?, ¿Pueden explorar todo el interior de la casa, o hay una habitación que se reserva para ellos?, ¿Hay suficientes juguetes disponibles para todas las edades?, ¿Habrá otras personas (cónyuge o hijos de la niñera) presentes al mismo tiempo que tu hijo?, ¿Es segura la casa? Mantén tus ojos abiertos y haz preguntas.
 
3. Infórmate sobre las actividades que se ofrecen (de preferencia)
 
Todas las cuidadoras de niños registradas pertenecen a La Red de Cuidadoras de Niños. Estas redes normalmente ofrecen actividades para los niños varias veces por semana. ¿Tu niñera ofrece estas actividades? ¿Ella va a llevar a los niños al parque o dar un paseo?
 
4. Pregunta cuántos niños son cuidados al mismo tiempo que el tuyo
 
Si tu hijo está solo con la niñera, existe el riesgo de que se aburra al cabo de unos meses. Por otro lado, si hay demasiados niños, la niñera puede tener dificultad para dar a cada niño la atención que necesita. Todo depende de ti para juzgar el equilibrio adecuado para tu bebé.
 
5. Elige una niñera que comparta tus puntos de vista sobre la educación infantil
 
¿Tu niñera tiene actitud intransigente respecto a la disciplina, mientras que tú eres más relajada?, ¿Prefieres seguir los ritmos naturales de tu hijo mientras la niñera quiere que todos vayan a comer y a dormir a la misma hora? No te engañes: esto creará problemas. Por ello ambas deben hacer un esfuerzo, pues no se puede cambiar la forma de vida de la niñera ni el enfoque de su trabajo. Recuerda que es crucial estar en la misma página cuando se trata de grandes principios.
 
6. Habla sobre el dinero
 
Las tarifas por hora, comida, limpieza y gastos, el pago de los días festivos, el pago por mes... Los términos y condiciones del contrato deben ser absolutamente claros desde el principio. Ten en cuenta también que los precios pueden variar enormemente entre las diferentes cuidadoras.
 
7. No tengas miedo de hacer referencia a cuestiones sensibles
 
¿Tu niñera está de acuerdo en cuidar de tu hijo cuando esté enfermo?, ¿Es flexible con respecto a las horas?, ¿Va a estar bien si llegas un poco retrasada si tienes una tarde ocupada en el trabajo?, ¿Tu niñera establece sus propias fechas de vacaciones, o son negociables? Es mejor tener una discusión franca sobre estos temas en el inicio del proceso para evitar sorpresas desagradables más adelante.
 
8. Lleva a tu hijo a conocer a las niñeras que estás considerando
 
Tras una primera reunión con la niñera, no tengas miedo de pedir una segunda reunión con tus opciones preferidas para darle a tu bebé la oportunidad de reunirse con ellas. Mira de cerca: ¿La niñera se acerca a tu pequeño de inmediato?, ¿Es cariñosa?, ¿Te parece que tu hijo tiene afinidad con ella?
 
9. Sigue tu instinto
 
Por encima y más allá de todos los argumentos concretos en favor de una niñera, lo principal es que confíes en tus instintos: vas a confiarle a esta persona lo que tú más quieres, así que es esencial que te sientas a gusto y que tengas confianza en ella. 
 
 
Opina sobre este artículo

Mandar por correo

ARTÍCULOS RELACIONADOS: