Los cuidados de tu bebé

Al nacer, la piel de tu bebé debe enfrentarse bruscamentea un entorno completamente nuevo.

0

Muchas veces por día, tu bebé necesita un aseo rápido, como complemento del baño cotidiano: por la mañana al despertarse, por la noche antes de dormir, luego de cada comida y en cualquier momento del día, al cambiarlo o en caso de regurgitaciones.

4

El baño es muy importante para tu bebé: contribuye a su higiene corporal cotidiana y participa igualmente en su desarrollo sensorial. Es también un momento único de intercambio y complicidad.

4

Tu bebé necesita un cambio de pañales entre siete y ocho veces por día. Sus pompis, muy delicadas, pueden irritarse fácilmente a causa de la humedad, del contacto con la orina y las heces.

1.5

Hasta los tres años, la piel de tu bebé es frágil e inmadura: no se defiende bien contra las agresiones del medioambiente (frío, viento, sol, aire seco, etc.).

0

El eccema atópico es una enfermedad cutánea cada vez más frecuente, que se manifiesta por una sequedad extrema, prurito y una incomodidad cutánea, muchas veces intensa.

4

La piel de tu bebé cuenta con un capital celular único, pero también es delicada e inmadura: aún no desempeña íntegramente su función de barrera protectora.

1

La piel de las pompis de tu bebé es muy delicada y puede irritarse fácilmente, en especial durante el primer año de vida: hasta el 60 % de los bebés se ven afectados durante los primeros 12 meses.

0

Desde las primeras semanas de vida, los bebés pueden tener pequeñas costras amarillentas, grasas al tacto, en el cuero cabelludo o en la parte superior del rostro.  Se trata de “costra láctea”.

1.5

La piel de los bebés posee un capital en células originales, que se encuentra en sus niveles máximos al momento del nacimiento. Este capital de vida, único y valioso, también es extremadamente vulnerable.

0

El sol es fuente de vida y a todos nos gusta disfrutarlo, ya que desempeña una función esencial en los estados de ánimo de las personas.  Asimismo, sus rayos participan en la síntesis de la vitamina D,  indispensable para la conservación de nuestra buena salud.

5

El sol emite radiaciones que penetran en la piel. Estos rayos, necesarios para nuestra salud, también pueden generar efectos dañinos para el organismo.

0

Hasta los tres años, los niños poseen un sistema de defensa cutáneo inmaduro que los vuelve muy vulnerables bajo el sol; por lo tanto, no se recomienda exponerlos directamente al sol. 

1